Como recordarán los ávidos lectores de esta revista el año pasado tuvimos un inconveniente con la pauta oficial del Gobierno de la Ciudad que nos corresponde por ley.
Repasemos: en diciembre de 2018 la Legislatura porteña sancionó la Ley N° 5.919, la cual establece al 6 de diciembre como el “Día de los Medios Vecinales de Comunicación Social”, con el objetivo de “fomentar y promover sus actividades de comunicación y divulgación de información, así como su rol social, cultural y político”, reconociendo nuestra importancia dentro del mapa comunicacional porteño.
Dos meses después el subsecretario de Comunicación Social, Máximo Merchensky, a través de la Resolución N° 813/2018 rebajó en un 19% el valor de la pauta publicitaria que corresponde a los medios vecinales de acuerdo con la Ley N° 2587, con una década de vigencia, y que tiene como objeto regular la contraprestación publicitaria de los Medios Vecinales con el Gobierno de la Ciudad.
Ante esa acción nos unimos desde el sector y cuarenta editores decidimos que el plan de lucha más coherente sería un amparo, patrocinado por el Observatorio del Derecho a la Ciudad.
Este 5 de abril de 2019 se confirmó la sentencia de primera instancia del Juez Scheibler dictada el 13 de agosto de 2018 que decidió así rechazar el recurso de apelación del GCBA y mantener la suspensión de los efectos de la resolución 813/18 dictada por la Subsecretaría de Comunicación Social, hasta tanto recaiga sentencia definitiva y firme en autos.
Los Medios Vecinales actores del amparo declaramos “que la disminución ilegal de la pauta oficial, ahora reconocida por la justicia, es parte de una política de persecución y disciplinamiento de los medios vecinales que se integra con las sanciones que el GCBA está realizando sin sustento fáctico y cumplir los procedimientos administrativos.”
Y, más allá de que el grueso de la publicidad oficial vaya a Facebook, Youtube y medios de mayor tirada es importante saber que la pauta oficial es vital para todos los medios que pretenden permanecer en el tiempo. Insistimos en que una verdadera democracia se construye con muchas voces.

Rafael Sabini
[email protected]

También te puede interesar