Un padre y una hija. El distanciamiento entre ambos.
Diferencias idiológicas… el tiempo que le restó a los afectos por su fervorosa militancia es algo que constantemente le reprochara su hija. La excusa (¿?) de la publicación del libro de memorias de este militante del Partido Obrero de la década del ’50 los volverá a reunir.
En esa ida y vuelta de encuentros y visitas entramados en las lecturas y anécdotas aparece irremediablemente el lazo padre-hija.
Con momentos de amargos recuerdos de la infancia y reclamos amorosos por parte de la hija se va construyendo el libro y también la relación actual de estos personajes que no ceden a sus caprichos o principios.
Por momentos también surgen la ternura, la nostalgia y el humor.
Pero rápidamente todo vuelve al matiz agridulce. Y es en esa dinámica en que transcurre la puesta. Muy bien logrados los climas el paso del tiempo con un trabajo de luces y melodías detallistas y cautivadores.
La escenografía tan profesional como las actuaciones muy destacadas de los dos intérpretes. Crean un momento íntimo e inquietante. Con un texto impecable recrean esa personal relación familiar donde los intereses y los afectos se ven amenazados constantemente llevando al público a sensaciones encontradas.
Una obra rica por donde se la mire. Disfrutable y altamente recomendable.

Viviana Kessel
[email protected]

 

 

FICHA TÉCNICA. Cuestión de principios. Autor Roberto “Tito” Cossa. Puesta y dirección: Leonardo Bloise y Graciela Salter. Actúan: Jorge Rios y Claudia Stigol. Escenografía y luces: Leonardo Bloise. Música y vestuario: Graciela Salter. Comunity manager: Daniela Casalla y Julian Rios. Prensa y difusión: Simkin y Franco. Sala: Taller del Ángel, Mario Bravo 1239. Domingos a las 18:00.

También te puede interesar