Artistas del barrio acuden a una iniciativa del Gobierno porteño para concretar propuestas locales.
La zona del Abasto late al ritmo de sus proyectos culturales. Desde intervenciones callejeras a ciclos y festivales de proyección internacional, que en realidad son parte de la vida cotidiana de vecinos y creadores. Con la hoja en blanco de estas propuestas y sueños, surge una pregunta crucial ¿cómo financiarlo? Allí, cuando muchas historias posibles parecen sucumbir, es donde el rebusque se hace arte.
Una de las tantas alternativas para financiar un proyecto es a través de Mecenazgo Cultural, una herramienta del Gobierno porteño para que individuos o empresas privadas inviertan mediante la deducción de Ingresos Brutos, el impuesto con el que se costea la mayor parte del Estado porteño.
“Su función principal es canalizar el aporte de personas humanas y jurídicas que quieran destinar una parte del pago de sus IB para apoyar proyectos en el área artística y cultural, y ponerlo en las manos de emprendedores con buenas ideas que merecen ser desarrolladas”, explican fuentes oficiales.
A fines de octubre se dio a conocer la lista de las propuestas a financiar desde el año que viene. Hay cerca de 1.070.
Varios de ellos repercuten en la zona, como la creación del “Sótano Abasto Cultural”, en el subsuelo de JJ Espacio Cultural de Jean Jaurés 347. Luis Pedreira, uno de los referentes de este centro de arte que en noviembre cumplió dos años, nos contó: “El sótano tiene casi 300 metros cuadrados, es enorme pero está matado a palos. La idea es restaurarlo, hacer aulas y un salón principal para actividades culturales ligadas a la gente del barrio”.
“Pensamos trabajar temáticas de consumo problemático, sexualidad, todos temas de adolescencia, un sector etario bastante expulsado en la zona, al que no se le brinda mucha contención, al que solo le queda ranchar en las calles”.
“El proyecto tiene dos apoyos: JJ en sí mismo, mediante la labor de talleristas que han desarrollado actividad acá. La otra pata es a través de lo educativo, con trabajo del Bachillerato Popular Vientos del Pueblo (Alsina 2163, cerca de Plaza 1 de Mayo, al sur de Balvanera)”.
“El bachi es la base de formación técnica, conceptual. Desde JJ nutrimos con lo artístico. El objetivo común es trabajar para transformar. Pensamos trabajar temáticas como el consumo de drogas sin sentar a los pibes y cagarlos a pedo, sino desde la cultura para generar un espacio ameno y de contención”.
Desde lo financiero, nos cuenta que el presupuesto que presentaron está aprobado, pero que ahora deben contactar a las empresas y comerciantes para que apoyen la iniciativa, mediante la deducción de impuestos. “Es un camino largo, pero no le hacemos asco a nada, por eso nos vamos a mover para conseguir que esto sea una realidad”.
Eligieron otro proyecto de JJ que se llama Feminismo en el Bar. Como el nombre lo indica, es una parodia de Polémica en el Bar, que busca poner en escena a referentes de las distintas corrientes del feminismo para contraponer ideas e invitar a la reflexión. Ya se hace en el espacio cultural de Jean Jaurés con frecuencia, pero el apoyo de Mecenazgo es clave para convocar más artistas y referentes del pensamiento. Su lema es: “De la polémica a la Sororidad”.
Otro proyecto busca retratar las vivencias e historias del Abasto. Carolina Kurz es vecina, licenciada en artes combinadas y participó en la confección de la Audioguía del Abasto, un proyecto realizado en el marco del concurso Barrios Creativos del Ministerio de Cultura porteño. Para Mecenazgo presentó la propuesta “Abasto, República Cultural (Una Historia de Mercados, Teatros y Adoquines)”.
Al respecto, nos cuenta que la finalidad es “entender el fenómeno cultural que sucede en estas calles: “En pocas manzanas se concentran más de 50 espacios culturales. Desde la historia barrial hasta las nuevas tendencias estéticas, intentaremos mostrar la identidad cultural de lo que decidimos llamar República Cultural del Abasto. Nuestro interés en este documental nace de nuestra cercanía y participación en la vida cultural del barrio. Somos vecinos, crecimos y vimos el cambio de esta zona. Del mercado al shopping, de la casa chorizo a la sala de teatro. Creemos que la identidad cultural es dinámica y así como nos modifica a nosotros, nosotros la modificamos a ella”.
“El teatro es un fenómeno territorial, está vinculado y arraigado a la cultura y la geografía del lugar. Por eso pensamos que es importante investigar el fenómeno que sucede en Abasto con sus particularidades. Hoy en día Abasto está poblado por muchos bares, cervecerías, espacios culturales y teatros que fueron construyendo la nueva identidad de este barrio. Nuestro objetivo es visibilizar la actividad del circuito artístico de Abasto, mostrar cómo se fue modificando el barrio a partir de la aparición de estos espacios culturales y cómo se fue creando una identidad cultural propia”.
Para hacer este documental, darán su apoyo Javier Daulte, responsable del Espacio Callejón (Humahuaca 3759), la Casona Cultural de Humahuaca (Humahuaca y Bustamante), el Centro de Documentación de Teatro y Danza del Complejo Teatral de Buenos Aires y el CIHIA, el Departamento de Artes de Filosofía y Letras (UBA) y del Centro Cultural Paco Urondo (25 de Mayo 201) y la revista cultural Planeando Sobre Bue.
El Museo Casa Carlos Gardel (Jean Jaurés 735) también tiene su proyecto en Mecenazgo. Se trata de “100 años del disco argentino. Abasto de artistas”, a cargo de su Asociación de Amigos, la cual participa en otras propuestas como el certamen Andá a cantarle a Gardel, que se realiza los sábados de noviembre en el museo y que tendrá su final el domingo 15 de diciembre en el Museo Casa Carlos Gardel. El año pasado ganaron los cantantes Laura Ughetti y Raúl Aguilera. En la edición 2017 ganaron Florencia Yanina Títaro y Federico Rigó (flamante ganador del Certamen Hugo del Carril 2019).
Sobre el proyecto del disco, sus creadores dicen: “Se trata de una conmemoración conjunta y consecutiva de dos temas centrales en la trayectoria artística de Carlos Gardel: su rol protagónico en la historia de la industria discográfica y del barrio del Abasto. El objetivo será repasar la historia y la actualidad de la industria discográfica a 100 años de la instalación de la primera prensadora de discos y reseñar la actividad artística del Abasto, barrio que Gardel eligió como propio. Se harán dos exposiciones, una publicación y un sitio Web alusivo”.
Otro de los proyectos convoca a uno de los hitos contemporáneos del barrio: la Orquesta Típica Fernández Fierro que tiene su espacio en S. de Bustamante 772. La propuesta es organizar una gira internacional: “Es una gira por 16 países europeos para difundir la cultura de nuestro país, específicamente el tango que es reconocido como Patrimonio Mundial de la Humanidad”.
Como nos decía Luis, esto recién empieza. Los creadores buscarán el modo de que estos proyectos, que también son sueños, pasen al otro lado de la hoja en blanco y se hagan realidad. Es la fuerza que desborda estas calles, es el espíritu que da identidad al Abasto.

J.M.C.

También te puede interesar