Desde la metafísica y las tradiciones esotéricas antiguas se viene anunciando un cambio de era, pensemos en los mayas con su fin de calendario, para los yoguis hay un cambio de ciclo en puerta*, la astrología plantea que entramos en la Era de Acuario** y así innumerables vertientes que todas, cada una a su modo plantea lo mismo: una transformación rotunda de los paradigmas que conocemos.
Nuestro modo de pensar es muchas veces un tanto drástico y dramático y pretendemos un apocalipsis con fecha de cierre y apertura del nuevo ciclo. La realidad muchas veces es más compleja y podríamos tranquilamente estarlo vivenciándolo, estar como quien dice en el ojo de la tormenta. Que tal vez haya comenzado con el iluminismo, la Revolución Industrial, la era espacial o cibernética y puede que aún falte unos cientos de años para que la humanidad entre en una nueva etapa con toda la firmeza que eso implica y logre ese despertar que tanto anhelamos los que buscamos la luz.
Es mucha información, son muchas las tradiciones y teorías que señalan cuestiones similares. Puede ser interesante sumergirse en ello, pero más sabio aún es buscar estar preparado para ese gran cambio; y eso implica un trabajo interno de preguntarse y contestarse sobre qué tipo de mundo queremos. Entender que en el proceso para construir ese mundo mejorado necesitamos analizar nuestro modo de ser (pensar, sentir y decir), desde un comportamiento adecuado hasta buscando mejorar las capacidades que ese mundo necesite, que serán las que a vos como ser humano te hagan sentir vivo, porque la nueva era nos necesita, ya no en automático, sino vivos.
Por otro lado debemos estar muy atentos en que todos estos acontecimientos de control, barreras y encierro no transformen nuestras sociedades en sistemas de control totalitario donde unos pocos controlan a la mayoría.
Así que si bien nos encontramos en el umbral de un nuevo mundo tenemos que entender que una crisis profunda, donde ese mundo que conocíamos cae, también implica una oportunidad de un nuevo mundo. No seamos ingenuos y aportemos para que la mutación sea para un mundo mejor, buscando estar a la altura de las circunstancias.

Rafael Sabini
[email protected]

* Estaríamos, según ciertas interpretaciones finalizando Kali Yuga en el 2025 para adentrándonos en 300 años de traspaso a una nueva era.
** Las teorías oscilan unos cuantos años, pero si no entramos ya estaremos, muchos apuntan a que sucedió en 1948, por hacerlo este mismo 2020.

También te puede interesar