“Fuiste lo más dulce que conocí
Pero no me preocupa lo dulce, amor si no puedo tenerte
Desde que me abandonaste
Mi vida entera se estrelló
No levantarías las piezas
por qué se siente como si caminara sobre vidrio roto.”
Annie Lennox

Es fragmento de poesía corresponde a un archiconocido tema de otras décadas, la canción es excelente, fue un hitazo, pero caminar sobre vidrios rotos, para los vecinos de la calle Bulnes no es para nada placentero, todas las mañanas encontramos entre Corrientes y Guardia Vieja hay más de dos autos rotos. Antes era solo los fines de semana, ahora es continuo y cotidiano. La Policía de la Ciudad ya está advertida, es un grupo de treintañeros que deambulan la zona durante todas las noches. Estos chicos son “completitos”, de noche también son trapitos encubiertos, piden plata en forma coercitiva, y están apostados en el cajero del Banco Hipotecario ubicado sobre Corrientes. Los efectivos de la comisaría 9na, están al tanto, pero dicen estar atados de pies y manos, si no los encuentran… in fraganti. Entonces, mientras esto suceda, los vecinos sinceramente cansados de esta situación, comandados por un jubilado, se entrevistaron con el Comisario, quien se comprometió a resolver la situación. Esperemos se cumpla y no quede en sueños rotos.

Eduardo Scofu
[email protected]

También te puede interesar