Balvanera Noticias

Piden declarar de Interés Cultural a la obra “Cromañón nos pasó a todos”

Dirección, Gustavo Moscona.

Los legisladores Marcelo Guouman y María Patricia Vischi (Evolución) presentaron un proyecto para declarar de Interés Cultural de la Ciudad de Buenos Aires a la instalación teatral “Cromañón nos pasó a todos”, dirigida por Gustavo Moscona.

Los responsables de esta producción son docentes, no docentes, alumnos de la Universidad de Buenos Aires, de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), del Profesorado IES Nº 1, actores y militantes, bailarines y sobrevivientes de la tragedia de Cromañón.

La principal característica que posee la instalación es que no hay un escenario, por lo tanto no existe una división entre el público y los artistas, destacan sus hacedores.

A la hora de fundamentar, los legisladores indican: “Esta obra es un claro ejemplo de cómo el arte puede abordar hechos que marcaron nuestra historial social y resignificarlos. Es también una muestra de participación colectiva y ciudadana que invita a reflexionar y a involucrarse en nuevas formas de intervención política. Celebro estas iniciativas, ya que considero que enriquecen la cultura y nos enseñan que hay múltiples maneras de transformar la realidad”.

“Cromañón nos pasó a todos es un espectáculo que trabaja la fusión del teatro, la  música y la poesía, buscando un lenguaje particular que sirva para expresar y darle forma a los sentimientos y estados de ánimos de los protagonistas de esta instalación. De lo sucedido en la tragedia Cromañón el 30 de diciembre de 2004, se desprenden ideas y sentimientos acerca de la vida, el miedo, la memoria,  los sueños, la justicia y la muerte”, enfatizan.

“Los creadores de este proyecto partieron de hacerse preguntas incómodas que los interpelaban en forma individual pero también a toda la sociedad: “¿Qué sucedió esa noche? ¿Qué recordamos? ¿Por qué nos pasó a nosotros? ¿Cómo se llamaban los que murieron? ¿Qué rostros, qué sueños, que voces tenían?” Los protagonistas desfilan fragmentos de una historia en la cual exponen su vida y la mezclan con esa noche y con el presente. Es así como lo trágico, el absurdo y la alegría se fusionan. Las escenas se suceden y se relacionan de manera ilusoria, sin contar una historia lineal sino fragmentos de las miradas de cada uno de los personajes. En esta instalación sobre Cromañón el tiempo funciona de manera atípica: por momentos se detiene, es lento; después es rápido, ahoga y se diluye al igual que la frontera entre el pasado y el presente”, señalan.

“Sus creadores ven en este espectáculo la posibilidad de consolidar un espacio para pensar críticamente la historia y la memoria desde la teoría y la práctica teatral. En él se pueden experimentar, compartir, debatir y dramatizar lógicas, prácticas, problemas y conflictos de nuestra historia social y política. Porque esta obra es una forma de participar políticamente, desde otra mirada y otra perspectiva. Esta instalación teatral es una forma de abordar y recuperar los nombres, los rostros, las voces y los sueños de cada uno de los chicos y chicas que murieron esa noche en Cromañón. A su vez, esta disciplina artística sigue siendo un ejemplo del desarrollo de una política cultural que se construye desde lo colectivo”, analizan.

El director de “Cromañón nos pasó a todos”, Gustavo Moscona, es licenciado en Sociología y Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires. A su vez es magíster en Cultura y Comunicación y profesor de enseñanza primaria en la materia Historia.

J.C.

Foto: La Voz

También te puede interesar