Con la actividad de los Consejos Consultivos Comunales detenida por la pandemia, las Juntas Comunales realizan acciones para atenuar el impacto del coronavirus y el dengue.
Con la cuarentena iniciada a fines de marzo y a extenderse al menos hasta el 24 de mayo, quedó suspendida hasta nuevo aviso la actividad de los Consejos Consultivos Comunales, donde participan vecinos y fuerzas vivas de las Comunas.
De todos modos, a nivel local los Consultivos de las Comunas 3 (Balvanera y San Cristóbal) y 5 (Almagro y Boedo) siguen activos mediante las redes sociales, donde dan a conocer informaciones de importancia como calendarios de vacunación o avisos barriales.
“Con la esperanza de reanudar pronto nuestras asambleas, seguiríamos informando todas las novedades a través de los medios con que contamos para la difusión. Ante cualquier información de interés o para comunicar algo lo hicieran al correo-e [email protected]”, dijeron en el Consultivo Comunal 5.
En cuanto a las Juntas Comunales, integradas cada una por siete comuneros electos por el voto vecinal, hay un trabajo activo para evitar la propagación del dengue y el coronavirus.
Según datos oficiales, al cierre de esta edición había 1.649 casos porteños de coronavirus, mientras que se registraban 113 en Balvanera y San Cristóbal y 65 en Almagro y Boedo. En cuanto a dengue, había 6.498 en toda la Ciudad, mientras que 73 estaban en Balvanera y San Cristóbal y 71 en Almagro y Boedo. En ambos casos, estas Comunas no registran cifras críticas.
Por su parte, la Junta Comunal 3 organizó un operativo para fumigar y prevenir la propagación del dengue en la zona del Abasto y alrededores.
Una cuadrilla de camionetas recorrió la Comuna con maquinaria para fumigar en el espacio público. Atravesó los alrededores del shopping Abasto, el Parque de la Estación de Gallo y Perón, Plaza Miserere (Pueyrredón y Rivadavia).
La presidenta de la Junta Comunal 3, Silvia Collin, dijo: “En la Comuna 3 en la zona de Abasto y Once el equipo de Higiene Urbana, realizó un operativo de fumigación en el marco de las acciones prevención y mitigación por dengue. Muchísimas gracias a todo el equipo por la excelente labor realizada”. Esta acción la replicaron en otras áreas como la Plaza Manzana 66 de Belgrano y Jujuy.
La vecina Junta Comunal 5 hizo un operativo para limpiar un sótano ubicado en la calle José Mármol al 600, barrio de Boedo, que estaba abandonado con criaderos de mosquitos y otros insectos.
Fuentes de la Comuna 5 informaron: “El presidente de la Comuna, Sebastián Perdomo, y el comunero Hernán Gorretta participaron del allanamiento de un sótano en el barrio de Boedo que estaba abandonado con criaderos de mosquitos y otros insectos”.
“Fue un reclamo de los vecinos del barrio y hoy lo pudimos resolver gracias a los equipos de la Fiscalía de la Ciudad de Buenos Aires, la Policía de CABA, los Bomberos de CABA, Cuerpo de inspectores y Cuadrilla de limpieza Comunal, el equipo de Control de plagas e Higiene Urbana del Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana. En el lugar se hicieron trabajos de fumigación, desinfección y se retiraron los materiales en desuso”, sumaron.
De todos modos, fuentes porteñas indican que la acción más efectiva es que de forma comunitaria cada vecino se encargue de descacharrar dentro de su lugar de residencia para evitar criaderos.
De vuelta en la Comuna 3, junto a fuerzas vivas los comuneros Gabriel Zicolillo, Alicia Aguerrido y Miguel Varela (Frente de Todos) llevan adelante el Comité Solidario de Emergencia Comuna 3. Entre sus objetivos figura la articulación territorial para dar asistencia y ayuda a personas y grupos en situación de vulnerabilidad durante el aislamiento.
En el documento constitutivo informan: “En la Comuna 3 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quienes nos encontramos trabajando en relación a la problemática de la pandemia del coronavirus hemos constituido un «Comité Solidario de Emergencia». Este Comité está conformado por una diversidad importante de organizaciones políticas, sociales, sindicales, de derechos humanos, barriales e institucionales. Nos convoca la propia necesidad de los vecinos y vecinas, quienes requieren la urgente y permanente asistencia del Estado para poder cumplir el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio”.
“Como es sabido, con la crisis sanitaria y sin posibilidad de trabajar, todos los problemas sociales se han agravado. En ese sentido, vemos con gran preocupación la situación crítica por la que atraviesan las y los trabajadores informales, jubilados, comerciantes, las personas en situación de calle, las familias que sufren el hacinamiento en hoteles y todas aquellas personas que buscan asistencia alimentaria y de todo tipo en las instituciones y organizaciones a las que pertenecemos. Nos preocupa especialmente la situación de los y las trabajadoras de la salud, los insumos y la protección personal con la que cuentan para realizar su trabajo en forma segura, ya que los y las trabajadoras del Hospital Ramos Mejía vienen reclamando condiciones laborales acordes a la emergencia sanitaria mientras asisten diariamente a una gran cantidad de personas con posible infección por coronavirus y a otras a las que se les confirmó la enfermedad”.

Juan Manuel Castro
[email protected]

También te puede interesar