En nuestro país se celebra cada año en conmemoración de las fechas de nacimiento de dos grandes figuras nacionales: Carlos Gardel (el Zorzal Criollo) y Julio de Caro (director de orquesta).
Quien propulsó esta celebración fue el productor musical Ben Molar cuando festejando el cumpleaños de Julio de Caro, vincula las dos fechas y decide realizar allá por el año 1965 los trámites que sean necesarios para que el tango tenga su día, entonces solicita ante la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires que se introduzca esta fecha como reconocimiento a Carlos Gardel, el Morocho del Abasto (fallecido en ese entonces) y al destacado músico de la canción popular Julio de Caro. 12 años tarda en ser aprobado, recién el 29 de noviembre de 1977 mediante un Decreto Municipal se instaura el Día del Tango (y el 19 de diciembre del mismo año se declara a nivel nacional).
El tango existe gracias a los poetas y músicos que construyeron este recurso musical, muchos años necesitó este género para ser reconocido y aceptado en nuestra sociedad.
En 1983 con la llegada de la democracia a nuestra argentina el tango renace y nuestra gente se conecta con la música popular, también se incorpora la danza y se estrena el espectáculo Tango Argentino en París abriendo nuevos destinos en el mundo entero.
Es y será interminable la lista de artistas que suman a este lenguaje musical y dancístico su toque personal abrazado al tango añadiendo historias que se desarrollan y trascienden en el tiempo.
“Un sentimiento triste que se baila”, decía Dicépolo.
El tango transcribe en el libro de la vida, sus encuentros y desencuentros, a veces lloran las palabras por el dolor de un amor que se fue, también en otras páginas el amor se apropia de la pluma del poeta para alimentar nuevas esperanzas y así seguir tejiendo en el pentagrama las notas musicales que hacen vibrar el corazón.

Gabriela Navarro
[email protected]

Todo Corazón

Canto: Carlos Gardel / Música:
Julio de Caro / Letra: José María Ruffet.

“Es este el himno de ternura
que entonaremos juntos al amor:
triunfante yo con mis desvelos,
sedienta tú con ansias y amargor.
Y entonces quiero que me digas,
al recordar la vida que murió,
por qué, después de larga ausencia,
buscas abrigo en mi corazón.”

 Imagen: María Nieves Rego y Juan Carlos Copes.

También te puede interesar