Según un estudio de una Universidad Californiana, la risa podría ayudar a las hienas a reclutar aliados, por ejemplo cuando un grupo de leones las superan en número cuando pelean por la misma presa.
Será por eso que los dirigentes máximos de la nación están riéndose como la hienas… por los mismos motivos que ellas emiten el sonido. ¿Estarán reclutando nuevos votantes? ¿O le tienen miedo al voto (en este sentido figurado el León)? Mientras tanto todos los argentinos padecemos ese nerviosismo, después de casi tres años de gestión la situación económica y social cada vez es más angustiante, el porcentaje de pobreza que iba a ser cero ya supera ampliamente el 30 %, eso genera bronca e indignación al menos de mi parte, la variable económica que el supuesto mejor equipo de los últimos 50 años nos sacaría del pozo, no puede encontrar una solución a los problemas generando una bola de nieve tremenda, la inflación real es más del 50 % anual, eso sí el INDEC ahora “es transparente”, ni siquiera eso se pudo hacer correctamente.
Hace unos días hablaba con un amigo, café de por medio, me dijo algo que me sigue haciendo ruido en la cabeza… “que me importa el FMI, si la otra vez fui a la carnicería y tuve que pagar en cuotas”, categórico y rotundo. Los ciudadanos estamos endeudados y no solo con los organismos internacionales de créditos, estamos endeudados en la diaria, pagando tarifas de servicios en cuotas, en mis 50 años solamente recuerdo un escenario parecido en el año ’82, previo a la Guerra de Malvinas, donde la desocupación crecía día a día, el dólar se disparaba, y la recesión era tan grande que tuvieron que ir a la Guerra para tapar ese cuadro. Me preocupa sobre manera el hoy, pero más me preocupa el mañana porque quien sabe que puede pasar o cuál puede ser el hecho que fabriquen para tapar ésto, porque está comprobado que con cuadernos escritos por un chofer que habla como Monzón y escribe como García Márquez, o dividiendo gente con el aborto, no se puede, no alcanza, la realidad en este caso es la realidad y no se puede disimular con bombas de humo.
Ojalá las hienas cambien la risa por acciones directas y concretas que beneficien a la gente, veo que quieren hacer un ajuste como en una empresa de pocos recursos, le suspenden el café a los empleados cuando los directivos siguen depositando plata en el exterior, esa es la sensación que dan, fueron CEOs de empresas para suspendernos el café de todos los días, y pensar que yo creía que venían para generar un cambio, con mayor competitividad y además se golpearon el pecho llamándose desarrollistas. Vuelvo a escuchar en la calle una frase con la que crecí, lamentablemente… “La única salida es Ezeiza”… Nuestro país en 30 y picos de años no cambio en nada.

Eduardo Scofu
[email protected]

También te puede interesar