Agregar a Favoritos | Buscar | Preguntas | Mapa del sitio | Contactar |

INICIO HEMEROTECA CARTELERA LINKS CONTACTO BUSCAR

 

             

 

n° 74

n° 75
n° 76

n° 77

n° 78

n° 79

n° 80

n° 81

n° 82

  

PRINCIPAL
CARTELERA
NÚMEROS ANTERIORES
ÚLTIMO NÚMERO
NOTAS ANTERIORES
EQUIPO
SITIOS VINCULADOS
BS AS SATELITAL
BUSCAR
TU BLOG
COMUNAS

 


 

Historia con aplausos

El teatro IFT tiene una larga y fecunda historia de setenta y tres años en el barrio. Leonardo Odierna, argentino, actor, 61 años, relata con entusiasmo y sensibilidad su historia pasada y su presente al frente de esta institución.
   "Yo soy actor desde muy chico y desde muy adentro. Empecé en una pandilla que dirigía Juancho en la vieja Radio Libertad, hoy Radio del Plata, tenía once años. Era un lugar donde aprendíamos y nos expresábamos. Allí venían a buscar "actorcitos" para el cine, el teatro y después para la televisión. Más tarde salté a otra pandilla infantil, la de Pancho Cárdenas y esto me sirvió para que otra gente, también de la televisión me fuera convocando. Trabajé en programas con Ángel Magaña, Alba Castellanos, Osvaldo Terranova y Juan Carlos Altavista. Hice cinco películas dirigidas por Rubén Cavalotti, Fernando Ayala y Lucas Demare Hasta los veintitrés años trabajé ininterrumpidamente en el circuito comercial. Después durante un tiempo dejé el oficio de actor y me dediqué a otras actividades supuestamente más seguras y remunerativas, vendedor, visitador médico y publicista, nada me satisfacía y pasados 5 años volví al teatro, porque como dice el tango, siempre se vuelve al primer amor. Investigué y conocí otras formas de actuación, estudié con Rubens Correa y en el año 77 me vinculé con el IFT con una obra muy importante y emblemática, "El proceso" de Franz Kafka, en una adaptación de Alberto Mediza y Raúl Serrano que también la dirigió.

¿Y esto no les acarreó problemas?
Creo que zafamos porque la dictadura interponía este espectáculo para difundir en Europa aquel engañoso eslogan "aquí somos derechos y humanos". El teatro estuvo perseguido y censurado. No obstante el teatro continuó haciendo cosas. Hasta la fecha tengo cinco puestas en escena y una innumerable cantidad de obras interpretando a los más variados personajes. Cuando fallece Isaac Nachman me proponen para coordinar un equipo de conducción y en eso estoy.

Y actualmente , ¿cómo está el IFT?
El IFT está muy bien. Ciertas razones nos favorecen, las condiciones generales de la sociedad sobre todo en Buenos Aires- y el estar un poco más desahogados económicamente. Esta conducción diseña estrategias apoyadas en esta nueva circunstancia para usar mejor el teatro y brindar mejores ofrecimientos en todos sus espacios incluyendo recitales de buena música. Presentamos espectáculos de gran diversidad. EL IFT es un teatro de raíz judía, pero abierto a toda la sociedad, algunos espectáculos están orientados a la colectividad, pero lo disfruta todo tipo de público. En todo lo que ofrecemos esta conducción exige un buen nivel estético.

¿Qué mensaje le transmitís a la juventud que, como vos lo decías al comienzo, tiene una vocación muy adentro?
Que si siente esa vocación, no la abandone, trabajando en aquello que le guste, va a ser más feliz aunque gane menos plata. En algunas profesiones no se ve claramente el progreso, como en la profesión del actor. Tampoco tiene un escalafón como en otras ocupaciones, pero con dedicación y trabajo se llega, siempre se llega, siempre se llega, y la gratificación que el público comunica con su afecto y su aplauso es incalculable.

P.C.


El mismo espacio con otra historia

Beto de la cerrajería Don Enrique, me comenta mientras hace duplicados de llaves para clientes del barrio, algunas anécdotas que tiene como casual referente al teatro IFT y sin descuidar el trabajo que realiza me relata lo siguiente:

"En los años ´70, yo era acomodador del teatro IFT. Allí actuaron Víctor Heredia, César Isella, Tejada Gómez, el conjunto vocal Opus 4, Nacha Guevara, Mercedes Sosa, Vox Dei, Lito Nebbia, Charly García, La máquina de hacer pájaros y muchos más. Algunos de ellos comenzaban su carrera artística, fue un tiempo donde prevalecía una fuerte actitud contestataria y rebelde que le valió el exilio a muchos.
   En el ´77 hablé con la comisión directiva y alquilamos la confitería del segundo piso para realizar bailes de carnaval. Nos divertíamos mucho con la murga "Los chiflados del Abasto" que venían cuando terminaban los corsos oficiales. Cuando organizamos festivales de rock teníamos problemas, se producían avalanchas y se rompían las butacas. El grupo teatral "El galpón" de Montevideo realizaba giras continuadas a Buenos Aires y comían y actuaban en el IFT. Recuerdo los campeonatos de truco que efectuábamos con actores, músicos y cantantes en la confitería en esa época."

Esto lo dice mientras entrega con una sonrisa nostálgica, un juego de llaves a una señora que agradece, paga y se va.
P.C.



Revista El Abasto, n° 71, noviembre 2005, Historia(s).

 



 

Mercado de Abasto Proveedor
Barrio de tango
Carlos Gardel desde el Abasto
Campeones; boxeo en el Abasto

Luca Prodan, el pelado del Abasto

II Concurso Literario, Pecados Capitales

 

 

Copyright www.revistaelabasto.com.ar - Mientras mencione la fuente permitimos su reproducción,