Alta posicionamiento en buscadores y directorios Abasto

 

            

Agregar a Favoritos | Buscar | Preguntas | Mapa del sitio | Contactar |

INICIO HEMEROTECA CARTELERA LINKS CONTACTO BUSCAR


 


 


 

La muerte: una herida absurda


La joven actriz Francisca Ure se animó y decidió para debutar como directora teatral vérselas con un proyecto de la envergadura de Gritos y susurros, en una adaptación suya de la película homónima de Ingmar Bergman. De esta forma, esta teatrista decidió apostar fuerte. Y digo esto porque no siempre la decisión de llevar una película para hacer en teatro corre buena suerte; lo que es sumamente lógico ya que se trata de dos lenguajes completamente distintos: cada uno responde a sus propias reglas. Pero Ure no se amilanó ante esto, más bien todo lo contrario. ¿Y quieren qué les diga la verdad? No le fue nada mal a la muchacha en su tarea. Les cuento…
   Lo primero que impacta de esta versión teatral es la acertada utilización del espacio tanto como el uso cromático que impera. Prevalece así, desde el comienzo mismo del espectáculo, una fuerte inclinación hacia aquellas tonalidades oscuras. Potenciando, de este modo, el clima opresivo que trasunta este espectáculo. Quizá, esta sabia elección en el uso de los colores responda a que el germen inicial de todo esto es una película y si algo caracteriza al cine, es, precisamente, la presencia de la imagen. Ya lo dicen los que saben: el cine es imagen ¿no? La elección de colores opacos fue el marco cromático ideal, entonces, para contar una historia como la que narra esta obra, donde el acento está puesto en la inevitabilidad de la muerte y en lo que todo esto conlleva para los seres queridos más cercanos a la víctima.
   Otro de los grandes aciertos de Ure fue su decisión de poder traspasar los primeros planos cinematográficos de algunos momentos de los personajes llevándolos casi a proscenio, dirigiéndose al público. Un recurso sencillo, si se quiere, pero no por eso menos eficaz. También,está muy lograda la creación del universo onírico que por momentos presenta. El tránsito del mundo real al onírico se desarrolla con suma fluidez, casi sin que nos demos cuenta. Y esto habla muy bien de la directora.
   A decir verdad, hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto de presenciar un espectáculo teatral como me pasó con éste. Es encomiable el excelente nivel interpretativo del elenco, de todas ellas. Se destacan la sutileza en sus interpretaciones así como la profunda carga dramática de cada uno de sus personajes.

Marcelo Saltal
marcelocree@yahoo.com.ar

FICHA TÉCNICA: Obra: Gritos y susurros. Autor: Ingmar Bergman. Adaptación: Francisca Ure. Elenco: Sabrina Gómez, Clarisa Hernández, Florencia Santchouk y Nadia Marchione. Asistentes de dirección: Laura Correa y Mauro Antón. Dirección: Francisca Ure. Sala: Beckett Teatro.

Revista El Abasto, n° 104, noviembre, 2008.

 

 
 


 

 

 

 

 

 

Copyright www.revistaelabasto.com.ar - Mientras mencione la fuente permitimos su reproducción.