Alta posicionamiento en buscadores y directorios Abasto

            

Agregar a Favoritos | Buscar | Preguntas | Mapa del sitio | Contactar |

INICIO HEMEROTECA CARTELERA LINKS CONTACTO BUSCAR

 


 


 

De eso no se habla


El espacio escénico está completamente despojado, sólo lo habitan los personajes que protagonizan esta historia, en derredor de una vieja mesa familiar. Y así es como nos enteramos a través de lo que van desgranando estos seres lo que allí sucede. Pero esta información nos va llegando un poco a modo de cuentagotas.      Ya que son muchos los integrantes de esta familia, y cuesta, en un comienzo, armar todo el entramado argumental que se nos va proponiendo. Pero lo que ha aglutinado a estos seres es el tener que revivir un cierto pasado común, que estaba bien barridito, oculto bajo la alfombra. Y del que nadie quiere hacerse cargo.
     Los hechos se suceden en un campo del interior del país y la estructura de la obra plantea los acontecimientos en dos fases temporales: la actualidad y un pasado de 21 años atrás. El disparador para hablar de aquello que siempre estuvo oculto es la obra de teatro que escribe un joven integrante de este núcleo familiar, en donde muestra a sus mismos parientes partícipes, ya sea por omisión o por protagonismo directo, de los hechos que allí se sucedieron, pero siempre detrás de la seguridad que puede ofrecer una buena alambrada divisoria de esos otros que están allá afuera, en el campo.
    El secreto del que nadie quiere hablar y que tan literalmente expone en la ficción escrita el joven personaje en su obra es la pedofilia. Resulta ser que un integrante de esta tribu familiar, no podía con su ser, y abusaba de niños. Todos sus seres cercanos lo sabían. Pero era más cómodo, y más horroroso, claro, no hablar, callar la boca. De eso no se habla. La hipocresía argentina al servicio de la ponderada tradición argentina: Dios, patria, hogar, ¡¡carajo!!
    Los directores, Onetto y Misch, supieron crear con inteligencia los distintos vínculos de los integrantes de este entorno familiar. Y plantearon muy bien la resolución de aquellas escenas de la obra de teatro que denuncia los abusos de ese tío mano larga. Para esto, se bastaron sólo del haz de luz que emerge de un proyector.
Con una puesta ascética, donde todo el acierto de este espectáculo está puesto en la calidad interpretativa de su elenco y en el sabio uso de los claroscuros lumínicos creados en el ámbito espacial donde transcurre la historia puedo afirmar que La alambrada es una muy pero muy buena opción a la hora de salir de casa y elegir una obra de teatro.

Marcelo Saltal
marcelocree@yahoo.com.ar

Obra: La alambrada. Autor: Marco Canale. Elenco: Silvia Bertero, Marcelo D'andrea, Paula Ituriza, Eduardo Misch, Alicia Palmes, David Alejandro Palo, Cecilia Peluffo, Georgina Rey, Marco Spaggiari y Santiago Traversa. Dirección: Elvira Onetto y Eduardo Misch. Sala: Beckett Teatro.

Revista El Abasto, n° 101, agosto, 2008.

 
 

 

 

 

 

 

 

Copyright www.revistaelabasto.com.ar - Mientras mencione la fuente permitimos su reproducción.